Autoconsumo

¿España toma una senda diferente a Europa?

Tras la publicación del borrador del Real Decreto que regulará el Autoconsumo en España hemos visto un auge de comentarios en las redes. Desde Magnus Commodities queremos explicar las principales diferencias y dar nuestro punto de vista en base a una contextualización europea.

El Ministerio de Industria, Energía y Turismo eximirá a los auto-consumidores de pagar las redes eléctricas (ATR) cuando estén produciendo electricidad para uso propio, si bien les ha creado un nuevo cargo, conocido como “cargo por autoconsumo”, para cubrir los costes de balance de su propia actividad. Elimina así el polémico “peaje de respaldo” – conocido popularmente como el ‘impuesto al sol” – aunque lo compensa con este nuevo recargo.

A partir de ahora, Industria saca el coste de las redes (ATR) de los costes del llamado autoconsumo instantáneo. En concreto, diferenciará entre un peaje para sufragar las redes, que el auto consumidor solo costeará cuando esté vertiendo o recibiendo electricidad a la red, y los “cargos del sistema”, que cubrirán desde las primas a las renovables hasta las anualidades del déficit de tarifa. El auto consumidor deberá sufragar siempre este segundo concepto.

Como novedad y tercer concepto, se crea un cargo destinado a cubrir los “servicios de balance necesarios en el mercado de producción”. Este cargo “se aplicará sobre la energía auto consumida, dado que se beneficia del respaldo del sistema aun cuando no consuma energía del mismo”, señala Industria.

Cabe destacar que la UNEF (Unión Española Fotovoltaica) ha anunciado que una instalación doméstica amortizará la inversión en 31 años, según sus cálculos. Obviamente, en la racionalidad del mundo empresarial ninguna inversión con un periodo de retorno de la inversión a tan largo plazo sería considerado por ninguna empresa.

Perfil de consumo tipo de un consumidor doméstico así como la generación fotovoltaica

Otra medida controvertida es el hecho de que una instalación doméstica no tendrá derecho de cobro por la energía vertida a la red, al contrario que las empresas. Cabe considerar que para el uso doméstico la curva de consumo difiere notablemente de la curva de producción fotovoltaica, dificultando aún más su rentabilidad. La gráfica muestra el perfil de consumo tipo de un consumidor doméstico así como la generación fotovoltaica. La parte gris indica cuando se debería consumir energía de la red. La parte azul cuando se debería verter electricidad a la red y la parte verde cuando se auto-consumiera.

La verdad es que la propuesta de Real Decreto debe ser aprobada antes del fin de la legislatura del actual gobierno y debe disponer además de un periodo de alegaciones y del visto bueno de Bruselas. Parece complicado que el actual gobierno llegue a tiempo para su aprobación, pero en cualquier caso de momento el real decreto es la única base jurídica a la que nos podemos referir.

Sin embargo, se hace especialmente difícil de justificar la imposibilidad de realizar el conocido como balance neto que otros países ya aplican, como podría ser nuestro vecino Portugal. En Portugal, se permite el desarrollo del autoconsumo de hasta 1MW sin ningún tipo de peaje y el balance neto se hace pagando el precio de la energía excedentaria a un 90% de su precio de mercado. Portugal tampoco tiene ninguna restricción normativa al almacenamiento, como sí sucedería en España si se aprueba el borrador de decreto.

España se convertirá, con el nuevo borrador, en un caso aislado de freno al autoconsumo energético. Algo todavía más extraño si se tienen en cuenta las horas de sol comparado con otros países.

Energía Solar en Europa

Para finalizar el esquema, el nuevo plan de la Unión Europea para reducir las emisiones de CO2 y cumplir con los objetivos medioambientales creados, pretende financiar varias tecnologías para ir en esta dirección. La energía fotovoltaica será la que más ayudas recibirá, al tiempo que  España ha frenado por completo su implantación.

La puesta en marcha del mercado único es una oportunidad única para permitir a todos los consumidores europeos poder participar directamente en los mercados eléctricos. De este modo, conseguiríamos mercados más eficientes y reduciríamos los costes de la integración de las renovables para cumplir los objetivos climatológicos establecidos.

La comisión europeo necesita dar un paso al frente y conseguir crear un marco regulatorio potente que articule el mercado único antes de que los Estados miembros puedan legislar a su parecer, ya que todos los europeos compartimos el mismo objetivo final, el cual es sin lugar a duda disponer de seguridad energética para poder crecer en un futuro, respetando el medio ambiente con un uso intensivo de tecnologías renovables y a un precio asequible

Author: Albert Puell Prat | Senior Energy Procurement Consultant
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s